G7 EN CANADÁ: TENSIÓN DENTRO DE LA CUMBRE Y PROTESTAS AFUERA

10 Jun 2018
130 times

De un lado de la mesa, parada, la canciller de Alemania, Angela Merkel, secundada por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May. Del otro lado, sentado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, apoyado solo por su asesor de seguridad, John Bolton. En el medio, el mandatario de Japón, Shinzo Abe, observando el diálogo tenso entre los representantes de las potencias reunidas en el G7.

En esa foto, tal vez resumen de la cumbre, estaban presentes los líderes de los países que suman el 39% de la economía mundial. El tema de la discusión: el comercio entre las potencias.

En el Hotel Fairmont Le Manoir Richelieu, sede del evento, Trump presionó a Merkel, Macron y el presidente de Canadá, Justin Trudeau, anfitrión del G7, para que eliminen las barreras a los productos estadounidenses a pesar de que él impuso aranceles de hasta el 25% en acero y 10% en aluminio de esos países.

El presidente de los Estados Unidos incluso acusó a sus pares de imponer un "abuso comercial durante muchas décadas", los instó a terminar con los "masivos aranceles" a los productos agrícolas y deseó que "el comercio justo finalmente sucederá".

La Argentina consiguió en mayo que la industria pueda exportar libre de impuestos hasta 180.000 toneladas por año de acero y aluminio a los Estados Unidos. Mauricio Macri participó de la cumbre del G7, se reunió con Merkel, tuvo algunas palabras con May e intercambió sonrisas con Trudeau.

El sábado por la tarde, fuera del Hotel Fairmont Le Manoir Richelieu, cientos de personas se movilizaron para protestar contra los líderes mundiales. Algunos con pancartas económicas, "no a las maniobras para pagar a los ricos", otras con consignas políticas, "no toquen a Venezuela", rechazaron el encuentro.

Trump, tras la cumbre, emprendió viaje hacia Singapur. Allí se encontrará por primera vez con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, el próximo martes, que, según sus palabras, será "un día emocionante". Ya en el avión, cuando parecía todo optimismo, sorprendió al anunciar que no apoyó el documento final del G7. Y, como siempre lo hace en Twitter, explicó: "Basándome en declaraciones falsas de Trudeau, sumado a los impuestos canadienses a nuestros productos, mi gobierno no aprobará el comunicado".

Rate this item
(0 votes)